Concurso – AMBA

EL PUERTO NUEVO, LOS SISTEMAS METROPOLITANOS Y LOS ESPACIOS PÚBLICOS. ALGUNAS HIPÓTESIS PROYECTUALES.

 

Proponer la refuncionalización del Puerto Nuevo permite iluminar los problemas metropolitanos en relación a las infraestructuras portuarias. Desde esa perspectiva, esta propuesta no presenta una figura terminada pues se trata de un proceso proyectual abierto a lo largo del cual se identifican conflictos y problemas y se imaginan alternativas.
Desde el diagnóstico se pondera la relevancia estratégica de los terrenos del Puerto Nuevo. En contrapunto, se visualizan los problemas que resultan de la falta de un sistema regional de infraestructura y transporte, los efectos urbanos tributarios de la actividad portuaria y del tránsito de cargas, los desajustes a resolver en la interfase ciudad-río, en cuanto a las comunicaciones, a la accesibilidad y al paisaje.

 

Las vistas desde el río, que se fueron recuperando estas últimas décadas, podrían articularse en un frente metropolitano continuo, a lo largo del cual los parques y los edificios existentes, considerados como recursos paisajísticos de enorme valor, puedan crear una fachada de equipamientos y de espacios públicos, de carácter cultural y deportivo.
En cierto modo, se trata de mirar el río desde la cuidad, pero también la ciudad desde el río. Al mismo tiempo, se trata de considerar el espacio metropolitano desde la ciudad pero, y sobre todo, de considerar la ciudad dentro de las dimensiones del territorio metropolitano.

 

La propuesta imagina la relocalización de las actividades de carga del Puerto Nuevo, distribuyéndola en otras terminales, organizando así un sistema portuario metropolitano.
La recuperación de ese amplio territorio de contendedores y depósitos, con un puerto especializado en embarcaciones de pasajeros y deportivas, ofrece las condiciones de posibilidad para un nuevo frente fluvial de amplio alcance.
Por un lado, se trata de recuperar los recursos del sitio. La configuración de las dársenas, construidas hace más de un siglo, dibujan las fronteras de Buenos Aires y llevan impresas un alto valor simbólico. Los edificios de la usina y de la central termoeléctrica condensan las huellas de ese paisaje industrial de los años de construcción de la ciudad moderna. Rescatando esas marcas, de la historia y de la memoria, es posible abrir alternativas para desplegar nuevas actividades, creando un gran portal de acceso fluvial para Buenos Aires. En esa enorme explanada en ese particular escenario donde el río y la ciudad se encuentran, es posible generar una intervención flexible en concepción y diseño, capaz de configurar un nuevo paisaje urbano.