Concurso – MdL

 

La Manzana de las Luces es un conjunto de gran significación histórica, que aglutina edificios de relevancia para la memoria urbana y arquitectónica de la ciudad, dispuestos en torno a patios que organizan sus funciones internas, pero que no logran articulan a los edificios entre sí en una idea de conjunto.

 

De esta manera, la noción de “patio” y “galería” se transforman en claves de la intervención propuesta, a la vez que se intenta rescatar mediante el estudio de las diferentes configuraciones históricas de la manzana, la memoria arquitectónica del sitio, interpretando sus huellas y buscando una nueva configuración que condense las diferentes improntas históricas y recentre la manzana en torno a un nuevo patio.

 

Paralelamente, se intenta entender la fachada de la intervención propuesta como un nexo de los edificios existentes, reinterpretando la manzana desde su propia lógica arquitectónica muraria, con aventanamientos dispuestos en forma rítmica, y una relación programática poco directa con el espacio urbano, con una apertura decidida hacia los patios.

 

Con el fin de abordar el problema considerando la dimensión de toda la manzana, se proponen enrases con todos los edificios linderos, proponiendo de esta manera una articulación volumétrica y programática en la Manzana de las Luces.

 

La manzana de las luces y su entorno. Completamiento y Recuperación de los edificios existentes.

 

El patio es el eje principal desde el cual se interrelacionan todos los programas propios del proyecto, potenciando los existentes e interrelacionando los edificios de la Manzana de las Luces como una totalidad unificada que puede recorrerse destacando sus diferentes sectores.

 

Este nuevo patio unificador resuelve y completa la lógica de patios de uso de la manzana, estableciendo diferentes posibilidades de recorrido del conjunto.

 

Teniendo como base los proyectos propuestos para el Casco Histórico y el plan “Prioridad Peatón”, se propone a nivel urbano definir la manzana de las luces como remate del eje peatonal-vehicular Florida Perú. Este remate toma como propuestas urbanas el ensanchamiento de las calles que definen la manzana, la nivelación de la calle y la vereda reconociendo el cordón como elemento de borde. De acuerdo a las visuales y a los ensanches establecidos se definen espacios de contemplación con un mobiliario que se repite y se reconoce dentro del sistema. En este sentido, el Patio se propone como un remate y ensanche del espacio público hacia el interior de la manzana.

 

Como lineamientos estructurales de completamiento de la manzana, se establecen a nivel de línea municipal, el enrase con el edificio Ex Procuraduría y Ex casa Redituantes, como así también el enrase con el Colegio Nacional Buenos Aires.

 

Se busca establecer un diálogo entre los llenos y los vacíos de los edificios que componen la Manzana de las Luces, para generar una continuidad perceptiva a medida que se recorre el conjunto.